Cuatro niños han muerto por covid y otras enfermedades respiratorias este año en la región

Si bien se ve un descenso de la circulación de algunos virus en el país, en la región aún faltaría para llegar a un peak, recalca la seremi de Salud, Paola Salas. Retorno a la presencialidad y cambios de temperatura son factores determinantes, por lo que la autoridad llama a tomar los resguardos.

Un total de 50 niños han fallecido en el país durante lo que va del año debido a complicaciones derivadas de contagio con covid-19 y otras enfermedades respiratorias (25 asociados al SARS-CoV-2). De ellos, cuatro son de la Región de Coquimbo, según confirmaron ayer jueves desde la Seremi de Salud.

En detalle, dos menores de 15 años han perdido la vida por el coronavirus este 2022 en la zona y otros dos por otras infecciones, como el virus respiratorio sincicial (VRS).

La información fue confirmada a El Día por la secretaria regional de la cartera, Paola Salas, quien profundizó en que en la población general la cifra asciende a más de 500 personas. 334 han perdido la vida la primera mitad del año por covid y 225 por otras causas virales.

Las cifras, pero por sobre todo, las vidas involucradas, llaman a la prevención, sobre todo considerando las bajas temperaturas y la lenta vacunación contra la pandemia que se ha visto en el último tiempo.

A ello se suma, además, una ocupación de camas críticas del 83%.

“Acabo de estar en Ovalle y allá la consulta por enfermedades respiratorias está cada día peor”, dijo la seremi Salas en conversación con El Día ayer por la tarde.

Según comentó la doctora en Salud Pública, se observa en la zona un escenario preocupante, ya que si bien a nivel nacional se empieza a ver una estabilización de estos casos, en la región nos faltaría para llegar a un peak.

“Parece ser que ese descenso que se empezó a ver esta semana a nivel nacional en enfermedades respiratorias, incluido el virus respiratorio sincicial, al menos en la región, eso no estaría ocurriendo todavía”, advierte.

Factores del caso

En la entrevista, la seremi de Salud explica que la curva de casos a nivel local se comenzó a ver casi un mes antes de lo habitual, hecho que se vincula a los cambios de temperatura y a la mayor movilidad de las personas, sobre todo con el retorno a clases presenciales.

“Este fenómeno concreto de volver a clases es lo que también aumenta la circulación del virus en lugares cerrados, en espacios donde los niños interactúan con otros, que también se daba en 2019 (prepandemia). Cuando restringes la movilidad, el virus comienza a retroceder, pero estamos volviendo a tener la curva del virus respiratorio sincicial, y ahora tenemos que sumar el covid y la influenza como un factor importante”, explica.

Eso sí, Salas explica que “no solo es el contagio del niño, sino también del grupo familiar, donde están llegando portadores de los virus a casa”.

La secretaria ministerial reconoce que “es complejo” mantener el equilibrio entre factores como la salud de la población, la educación y la economía, pero recalca que en el contexto en el que estamos, debemos tener presente que “el mayor bien es mantener sanas la mayor número de personas que podamos”, sobre todo con una mayor exigencia hospitalaria.

En este punto, destaca la medida de Gobierno de dar una semana extra sin clases, que se sumó a vacaciones de invierno, medida “pensada para la salud de los niños”. Sobre esto, menciona que “esperamos que los padres los lleven a vacunar” y poder así bajar la curva de enfermedades respiratorias de cara al retorno.

Vacunación: Covid e influenza

En cuanto al proceso de vacunación, la seremi explica que se ha mantenido en buenas cifras en lo referido a la influenza, con una cobertura del 70% en todas las comunas de la región, e incluso 80% en algunas de ellas.

Sin embargo, el problema radica en la inoculación contra el coronavirus, donde los rezagados van en aumento, por sobre los 115 mil a la fecha.

En terceras dosis, dice Salas, ya se llegó el 84% de vacunados, pero en la cuarta, “la que más importa”, los niveles alcanzan solo el 59%.

“Hay que llegar al 90%, pero el punto es que la gente se demora mucho en ir a vacunarse. Podríamos llegar a más del 80% hoy si cubriéramos esos 155 mil que aún están rezagados. El problema es que la gente reacciona muy tarde; cuando se enferma alguien de la familia o cuando tienen un amigo en la UCI se van a vacunar”, indica.

Una medida que ha tomado la Secretaría Regional Ministerial de Salud es la vacunación extramuros, que recientemente llevó la inoculación al MallPlaza La Serena. También se han considerado plazas y posiblemente en las próximas semanas la playa, lugares de alta concurrencia de personas.

“Hemos facilitado la vacuna sacándola de los consultorios y hospitales, llevándola a puntos donde la gente pueda vacunarse”, sostiene.

Según ha observado la autoridad, las nuevas variantes de coronavirus están complicando el panorama en cuanto a contagios, aunque el 48% de los casos de hospitalización corresponden al virus sincicial, que no tiene vacuna. Frente a esto, Salas dice que hay que tomar los máximos resguardos e inocular a los niños, al menos en los dos virus que tienen vacuna y alta circulación: covid e influenza.

La epidemióloga explicó que se puede vacunar a un niño contra ambas enfermedades el mismo día, y con alto consumo de líquidos, debiese haber menos reacciones adversas.

“Así no lo van a tener en la UCI pediátrica por un montón de tiempo, por un riesgo vital, ya que son 4 niños que han muerto por enfermedades respiratorias, dos por coronavirus que se pudieron haber evitado si los padres lo hubiesen vacunado”, finaliza.