Un poco de solidaridad

Por: Rodolfo Figueroa | Abogado

Por los medios de prensa el Ministerio de Salud acaba de dar el balance del día de hoy 22 de junio; la región de Coquimbo acumula 69 casos nuevos de contagio, llegando a un total de 2.428 casos confirmados a la fecha dentro de toda la región, entre los cuales debemos lamentar hasta el día de hoy 17 muertes, ninguna de ellas afortunadamente producida en nuestra provincia de Choapa. 

Sabemos que por la demora en la entrega de resultados de exámenes PCR, las cifras dadas no reflejan la situación en tiempo real, sino la de hace días atrás (a veces semanas), por lo que no es descabellado pensar que los números son más abultados que los dados a conocer por el Ministerio de Salud.

Ahora bien, a diferencia de lo que ocurre en la capital regional, nuestra provincia de Choapa aún presenta una situación controlada de contagios por Covid-19, no contabilizando muertes de personas por Coronavirus, lo que nos hace mantener hasta ahora, una mediana calma al respecto, permitiendo a su vez evitar el colapso hospitalario de nuestro precario (o mejor dicho precarísimo), sistema de salud provincial, en el cual se cuenta UN SOLO VENTILADOR MECÁNICO para todos los habitantes de Illapel, Salamanca, Los Vilos y Canela (piense usted quien accederá a él en caso de necesitarlo para más de una persona al mismo tiempo, de sólo mencionar esto se me pone la piel de gallina), cuestión que es esencial para el manejo de la Pandemia.

Lo anterior, que son principalmente números y cifras de los balances y realidades sobre el manejo del Coronavirus en el Choapa, cobra especial relevancia ante el último anuncio efectuado por la Compañía Minera Los Pelambres, empresa que a través de su Gerente de Asuntos Públicos, Alejandra Medina, dio a conocer en entrevista dada a este mismo medio que se realizará una mega mantención en la Faena o denominada también por algunos “Parada de Planta”, lo cual significará la subida al recinto de MLP de más de 1.900.- (MIL NOVECIENTOS) trabajadores y trabajadoras, de los cuales alrededor de 900 (NOVECIENTOS) pertenecen a distintas comunas de nuestra provincia, y el saldo, o sea más de 1000 (MIL) personas, llegarán desde distintas partes de Chile (zonas que no precisan si actualmente están en cuarentena total o no).

En la misma entrevista señaló los protocolos de seguridad sanitario que aplicarán, basados principalmente en aquellos dictados por el Ministerio de Salud, y que como sabemos corresponden a declaraciones juradas de los mismos trabajadores y trabajadoras (documento que ha sido controvertido por no acreditar la veracidad de esta declaración), control de temperatura en distintas instancias del viaje y antes de entrar a recintos en la mina, y finalmente mencionó que los trabajadores y trabajadoras deberán mantener un estricto distanciamiento social, tanto durante el viaje, como cuando estén desarrollando sus trabajos. Ante esto y tomando en consideración que estamos en un país donde se debe hablar de Hibernación porque las cuarentenas (confinamiento obligatorio de las personas en sus casas), no dan resultados por la tozudez de la población, debemos imaginar que algo de esta actitud mantendrán algunas personas durante su trabajo en la mina (los porfiados de siempre dirían algunos).

Entonces, la pregunta que salta a la vista es, las medidas que están adoptando: ¿Serán suficiente?

A la luz de los acontecimientos podríamos aseverar que ningún protocolo de seguridad aplicado por la autoridad de salud ha dado el resultado esperado en el país, es cosa de ver la cantidad de contagios y el acelerado avance del virus en distintas regiones de Chile. Entonces la respuesta a la pregunta planteada es sin lugar a dudas NO. Nada podrá evitar que trabajadores y trabajadoras de nuestros Valles entren en contacto con sus pares provenientes de otras regiones del país, siendo inevitable que algunos de ellos contraigan la enfermedad, es impensado aseverar que las medidas adoptadas dentro de un recinto que será compartido día a día por más de 2.000 (DOS MIL) personas que se relacionarán de una u otra forma en las estaciones de trabajo, vehículos, casinos, dormitorios, servicios higiénicos, etc., será 100% efectivo.

Lamentablemente, en esta mantención programada por la Minera nuestros vecinos y vecinas que acudirán a trabajar para ganarse el sustento diario (más necesario que nunca en estos tiempos), estarán bajo el riesgo inminente de contagio por Coronavirus, el cual obviamente arrastrarán hasta nuestras comunas, y eventualmente significará un crecimiento de la enfermedad, pudiendo significar con esto la temida situación de colapso hospitalario, lo cual sería una verdadera tragedia.

Es un secreto a voces que la Minera Los pelambres ya tiene arrendado un hotel en el radio urbano de Salamanca, equipándolo con servicios médicos y profesionales de la salud para atender los contagios que se producirán (nótese que es una aseveración) dentro de la Faena en esta “Parada de Planta”, lo cual evidencia que para ellos es un hecho que esto ocurrirá.

No somos nosotros los alarmistas, eso es cosa de la autoridad central, quien se ha encargado de infundir un temor justificado en la población para que tomemos conciencia a lo que nos enfrentamos, por ende, en esta columna no hacemos más que replicar el mismo criterio, siendo también un temor fundado las consecuencias inevitables que acarreará para todos y todas la llegada de más de 1000 (MIL) personas de otras regiones hasta nuestra pequeña comuna.

Un tema distinto, pero relacionado es la pasividad que ante esto han demostrado nuestras autoridades comunales y provinciales, (cuestión que ya a nadie sorprende), quienes han hecho oído sordos de la preocupación de los vecinos y vecinas, quienes entienden que hay personas que necesitan de esta inyección económica para sus vidas (algo que es innegable), pero: ¿A qué precio?.

Nuestra autoridad edilicia en Salamanca, ni siquiera se ha pronunciado al respecto, solicitando garantías en favor de nuestra comuna a la Compañía Minera, o por lo menos hacer frente, en representación de sus vecinos y vecinas, exigiendo protocolos más eficaces y así asegurar que vamos a contar con un servicio de salud no colapsado en un tiempo más como consecuencia de esta mantención.

Contrario a la actitud de Minera Los Pelambres, hoy Codelco anuncia su paralización en los recintos mineros de Antofagasta y algunos de Chuquicamata, para bajar de esta forma el tráfico de personas que se dirigen desde y hacia su fuente laboral.

En la Provincia de Choapa, nos encontramos a la deriva, abandonados a la suerte por nuestra autoridad, viviendo en una zona donde un puñado de dinero es más importante que nuestra propia vida. Es desconcertante ser parte una y otra vez de un conflicto que pareciera ser tan simple de resolver, pero que en la práctica no lo es, ya que para los entendidos en la materia se produce una verdadera colisión de derechos fundamentales: La Vida v/s La Actividad Económica. En nuestra comuna ya elegimos la Vida, pero ahora corresponde que Minera Los Pelambres se pronuncie al respecto y nos aclare ¿Cuál de estos derechos es más importante para ellos?.-