Sectores rurales de Salamanca continúan movilizados

Los cortes de camino y la creación de petitorios buscan que la empresa privada Minera Los Pelambres cumpla con una serie de compromisos en una línea de «Agenda Social». Por ahora, las comunidades como La Higuerilla, El Queñe y Quelén, siguen manifestándose hasta que «se logren acuerdos por el bienestar de la comunidad», indican.

Luego de la rotura del concentraducto de cobre el pasado 31 de mayo en el sector de Llimpo, distintas localidades han comenzado a prohibir el paso a transportes que se trasladen a realizar trabajos para la empresa minera.

Por ahora, Llimpo ha sido la única localidad que ha conseguido un acuerdo para el cumplimiento de cada uno de los puntos que ha exigido la comunidad. Por ejemplo, Bruno Cueto, dirigente de la localidad, mencionó algunos puntos del petitorio de la zona, en donde destaca la mejora de la posta rural, ambulancias, becas estudiantiles, transporte para escolares, solución para el APR y ayudas viales como luminaria que son parte de un esperado desarrollo social que señalan es aporte para las familias afectadas por este «evento» de contaminación.

En tanto, otras localidades ya han comenzado a difundir sus petitorios a través de redes sociales, agregando que «en ningún punto se menciona pedir dinero.»

Petitorio Localidad El Queñe

Por su parte, la empresa privada Minera Los Pelambres envió un comunicado en donde llaman a mantener el diálogo con las comunidades movilizadas.

Además, durante estos días, algunas comunidades de Choapa Medio, socavón, Los Loros, Limáhuida, Las Cañas 1 y 2, Las Cañas sur y Canelillo, manifestaron a través de un comunicado que están preocupados y en alerta por el paso del ducto en al territorio.