«Chao Colillas» será ley: ya no se podrá fumar en playas, ríos y lagos de Chile

El Senado aprobó este miércoles el informe de la Comisión Mixta respecto al proyecto «Chao Colillas», el cual prohíbe y castiga la contaminación en playas, ríos y lagos de Chile, entre otras zonas, fomentando su reciclaje o reutilización.

La iniciativa, que había sido respaldada en la Cámara de Diputadas y Diputados, fue respaldada y despachada por la Cámara Alta, quedando en condiciones de ser ley de la República.

El Ministerio del Medio Ambiente celebró la noticia, asegurando que las «colillas de cigarrillos son tremendamente tóxicas acumulan gran parte de los componentes nocivos del tabaco conteniendo + de siete mil químicos que son liberados: 1 colilla puede contaminar hasta 10 litros de de mar y 50 litros de dulce».

Detalle del proyecto
En el detalle, la iniciativa promueve que no se fume en las playas de mar, ríos y lagos, además de impedir que se arrojen filtros o colillas de cigarrillos en la vía pública y en los patios o espacios al aire libre de lugares públicos o privados.

La prohibición se establece para una faja de 80 metros de ancho en las playas, que serán medidos desde la línea de más alta marea de la costa del litoral y los terrenos fiscales riberanos.

La normativa vigente ya impide fumar en establecimientos de educación parvularia, básica y media. Se suman los lugares donde se expendan combustibles, medios de transporte de uso público, incluyendo ascensores, entre otros.

En el texto incluso se establecen lugares donde se deberá instalar ceniceros por ley, contenedores o receptáculos: establecimientos de educación superior; aeropuertos y terrapuertos; teatros y cines; centros de atención o de prestación de servicios abiertos al público en general.

También, en supermercados, centros comerciales y demás establecimientos similares de libre acceso al público. Y, por último, en pubs, restaurantes, discotecas y casinos de juego (salvo en los lugares en que se prohíbe fumar).

Multas
La fiscalización de la prohibición de fumar en playas la realizará la policía marítima, fluvial y lacustre, y las infracciones serán denunciadas ante el juez respectivo.

De todas formas, se contempla una opción de «denuncia ciudadana», es decir, cualquiera podrá denunciar un incumplimiento.

Respecto al pago de multas, se aumenta de dos unidades tributarias mensuales, a un rango que va desde 1 a 4 UTM (hasta poco más de $200.000) por infracción a la ley.

La pena también consistirá en la prestación de servicios en beneficio de la comunidad, consistente en la limpieza de playas, lagos o ríos. Si el sancionado no estuviese de acuerdo, se le aplicará el pago de la multa correspondiente.

Fuente: 24horas